sábado, 28 de marzo de 2015

El "Haiga": el sueño americano en versión española.

 

El programa de festejos públicos del franquismo abundaba en el discurso de hermandad hispano-americana, aunque el concepto de hispano-americano iba casi siempre por el sentido de rancheras, cumbias y fandangos que se le daba en aquella entrañable horterada sin fronteras llamada "300 Millones" que se emitía en la TVE de los años 1970 a horas generalmente demasiado tardías para los niños.



Porque en general, a los otros americanos, los estadounidenses, aliados forzosos contra los dos grandes enemigos de España, que eran el comunismo y el aislamiento internacional, la cultura oficial del régimen los miraba con bastante desapego. No la cultura extraoficial, la del cine, los tebeos y la gente de la calle, que se volvía loca con los zapatófonos, Bonanza y el lujo de la clase media de las películas de Doris Day. Pero a los ojos de los Ministerios, del NO-DO y de los sermones de las misas, España era la reserva espiritual de Occidente y "ellos" tendrían cohetes espaciales, casas unifamiliares incluso para las clases trabajadoras, dos cochazos por familia y tele en color, pero "nosotros" teníamos valores (y SEAT 600 y unas casuchas sindicales de mierda, y eso, los más afortunados).


Y en vez de a Doris Day, en la cocina (y en la cama) teníamos a Rafaela Aparicio, Florinda Chico y Gracita Morales, pero las paellas tan buenas que se comen en España no se comen en ningún lado, dónde va usted a parar. El arroz "Brillante" no se pasa. Garantizado.

Por eso me ha llamado la atención el No-Do de 1960 que ahora voy a ofrecerles, en el que en pleno ditirambo oficial de hermandad hispano-americana se cuela una clara subversión de valores. No los valores de la Raza, la Hispanidad y la Fe, sino los valores de ese maravilloso país llamado USA en el que el peor insulto concebible, ayer y hoy, no es "puta", "rojo", "ateo" o "maricón", sino "perdedor". (¿Leónidas de Esparta? Un "loser". Perdió). Sólo necesitan tragarse los primeros veinte segundos de este inmarcesible evento. El resto es in-so-por-ta-ble. Y atentos a las frasecitas del locutor.


"Son los carros de los triunfadores que en su día salieron con espíritu aventurero y emigrante y lograron ver cumplidos sus sueños y sus ilusiones". Con dos cojones. Vete al Oeste, muchacho.

En cierto modo es entrañable que delante de las carrozas de la Comisión Oficial de Festejos Rancios y Fachunos de Vetusta se cuele la iniciativa privada de unos cuantos indianos presumiendo de "Haiga" por las calles de Oviedo, que ellos se lo han ganado emigrando mucho, pero estas breves secuencias evidencian que en 1960 el sistema oficial de valores ya se resquebrajaba en una incipiente apertura aventada por los vientos del liberalismo. Supongo que se les coló en el No-Do porque también se puede considerar como una incitación al público español para que coja la maleta y emigre, que aquí no hay nada. Como hoy en día "Gilipollas Españoles por el mundo".

Si es usted demasiado joven para saber qué es un "haiga", use el puto Google, que a los jóvenes de hoy hay que dárselo todo hecho, leñe, no como en mis tiempos. Y un consejo más: emigren, pero cuando hayan triunfado por ahí no se olviden de volver, que mi pensión la tiene que pagar alguien.






3 comentarios :

  1. He, hoyga, que el supuesto hayga americano que sale en el "vidrio" es un Mercedes Benz. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Sí, el Mercedes también cuenta como haiga, aunque por lo general no eran coches de emigrantes a las américas.

    Me pregunto si el Mercedes que aparece en ese desfile no será de un castucito local que no quiso perder ocasión de lucirse en un desfile "por las Américas", pero claro, eso en el No-Do hubiera quedado menos igualitario que el enriquecimiento del emigrante trabajador.

    Gracias por su comentario. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Añado el blog a favoritos porque -dicen las malas lenguas- en él escriben algunos de los mejores foreros que "haigan" en Burbuja. Suerte y pórtense uds. bien.

    ResponderEliminar