sábado, 21 de marzo de 2015

Franco en Almería. 1968.


Las cuatro visitas oficiales de Franco a Almería tuvieron lugar en 1943, 1956, 1961 y 1968. Además, en la Semana Santa de 1966, durante un recorrido de recreo que realizaba junto a su familia por la costa mediterránea, a bordo del “Azor”, también pasó una noche en el puerto de Adra, aunque de aquella breve estancia, dado su carácter privado, no quedó constancia gráfica.


El último viaje de Franco a Almería tuvo lugar el martes 6 de febrero de 1968. La inauguración del aeropuerto y la entrega de las quinientas viviendas construidas por la Organización Sindical, y subvencionadas por el Instituto Nacional de la Vivienda en la barriada de la Paz, fueron los actos centrales de una visita que en aquella ocasión duró poco más de tres horas.

A las doce menos cuarto, ministro y directores generales, autoridades y personalidades provinciales, Ayuntamiento en corporación, procuradores a Cortes y representantes de otras instituciones, civiles y militares, contemplaban como Franco descendía por la escalerilla del reactor DC-8 “El Greco” de la compañía Iberia, acompañado del Ministro del Aire, teniente general José Lacalle, y del séquito que seguía al Jefe del Estado.


Recibidos los saludos protocolarios a pie de pista, el Obispo de la diócesis, Angel Suquía, procedió a la bendición de las instalaciones y el Generalísimo descubrió un monolito de piedra, sobre el que había una placa de bronce con el indalo de Almería y una inscripción en la que podía leerse “"Francisco Franco, Caudillo de España, inauguró este Aeropuerto el 6-2- 68"”.

Después de recorrer las nuevas instalaciones Franco se dirigió a la capital almeriense entre las “habituales demostraciones de afecto y entusiasmo popular”. En la plaza del 18 de Julio, el Alcalde Guillermo Verdejo Vivas, presentó a los miembros de la corporación municipal y le entregó el bastón de mando, antes de subir a un coche descubierto para dirigirse a la nueva barriada de la Paz, donde se habían levantado veintisiete bloques con quinientas viviendas sindicales, junto a servicios sociales complementarios como locales comerciales, mercado, escuela, guarderías infantiles, casa de socorro, Iglesia y centro cultural.



A su llegada a la Iglesia de San Pablo, aún no bendecida, el “Caudillo ”recorrió la
exposición “Almería 68”, en la que aparecían resumidas las actuaciones que el Estado había
llevado a cabo durante los últimos diez años en la provincia; visitó algunas de las viviendas
que iban a ser habitadas, y se dirigió a la tribuna donde tuvo el acto oficial de entrega
de títulos a sus beneficiarios. En aquella ocasión Franco no hizo uso de la palabra y el acto
terminó con la intervención del Director General de la Vivienda, Enrique Salgado Torres.



Terminado el acto, la comitiva se trasladó de nuevo al aeropuerto de Almería, donde Franco se despidió de las autoridades y personalidades locales. A las dos y veinticinco minutos subió de nuevo al avión y emprendió viaje de regreso a Madrid, acompañado del ministro del Aire y del séquito oficial. Fue su último viaje a Almería.


Por su parte, el ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, permaneció unas horas más en Almería, para asistir a una comida de agasajo a los representantes de la prensa nacional y extranjera que se habían desplazado a Almería, y que tuvo lugar en el Club de Mar.

Texto de Manuel Gutiérrez Navas.

Sociedad y política almeriense durante el régimen de Franco. Actas de las Jornadas celebradas en la UNED durante los días 8 al 12 de Abril de 2002 / coord. por Manuel Gutiérrez Navas, José Rivera Menéndez, 2003, ISBN 84-8108-281-3 , págs. 33-45

1 comentario :

  1. Los árboles "tipo rosco" del Paseo están exactamente igual.

    En general no ha cambiado nada...

    ResponderEliminar