domingo, 22 de marzo de 2015

Trilogía del Hombre Español, según Rafael Azcona: el Pisito, el Cochecito y el Verdugo.


Sacaba a colación Zonacerense la espléndida película de Marco Ferreri "El Pisito" como exponente de que lo de los españoles con el pisito viene de antiguo, y yo me atrevo a extender el campo de acción de la mirada de esa obra de Ferreri a un total de tres películas que, por sí solas, resumen por completo la escala de valores y el leit motiv de la sociedad española, feudal, hidalga y encorsetada, durante la segunda mitad del siglo XX y lo que llevamos del XXI. Dos de Ferreri, una de Berlanga, las tres tienen en común al guionista Rafael Azcona.

Igual que un caballero sin caballo no es un caballero y un gentilhombre sin espada no es un gentilhombre, la mirada de Azcona observa que un hombre español de 1950 a esta parte no es español ni hombre si no dispone del siguiente paquete completo: el pisito, el cochecito y el empleo público.


1- El Pisito. Resumen de la historia: un joven José Luis López Vázquez quiere acceder al mundo de los adultos que hacen cosas de adultos en la intimidad con sus novias y/o esposas, y para eso necesita una casa en propiedad. Si hay que pasar por las horcas caudinas de casarse con una anciana y esperar que la Parca sea clemente, pues se pasa.



2- El Cochecito.  Un señor mayor se da cuenta de que si uno no dispone de vehículo a motor y todo su entorno social sí, uno se convierte en un marginado social y la vida se hace imposible. El detalle de que ese señor mayor sea paralítico, todos sus amigos también, y los vehículos sean carritos de inválido es totalmente accesorio. En la sociedad actual todo hombre sin coche es, a efectos sociales, un minusválido.


3- El Verdugo. Resumiendo: yo, por un puesto de funcionario, ma-to.

3 comentarios :

  1. Te dejas una de azcona también q es "Plácido". La gente la recuerda por aquello de "siente un pobre a su mesa" pero el pobre de verdad es el desgraciado que va por la película dando tumbos intentando pagar la letra de su motocarro porque ha devuelto una letra sin querer y si no paga en plazo se lo pueden embargar.

    ResponderEliminar
  2. Taliván Hortográfico23 de marzo de 2015, 19:14

    Es que eso no es un pobre. Es peor que un pobre: es un autónomo.

    ResponderEliminar
  3. Haber estudiao... :-P

    ResponderEliminar